Los peores argumentos para defender a Peñalosa

Frente a Enrique Peñalosa en este momento hay varias posiciones. La primera y más generalizada, es de insatisfacción general. Según la Encuesta de Percepción Ciudadana 2016 de Bogotá Cómo Vamos, la desaprobación hacia su gestión es del 78%. Aquí es donde está el grueso de personas que quieren la revocatoria, pero también hay algunos que creen que la insatisfacción no da para tanto. El segundo grupo estaría conformado por sus defensores y un tercero por los indiferentes.

A continuación explicaré de manera sencilla y sin tecnicismos algunos de los peores argumentos de quienes se oponen a la revocatoria. Claro, el debate técnico se ha dado y se seguirá dando, pero por su complejidad no lo haré acá.

Traumatismos para la ciudad

Algunos de los insatisfechos que no le “jalan” a la revocatoria dicen que le traería traumatismos a la ciudad. Eso también dicen los defensores del Alcalde. Es más, no tardan en empezar a decir cuánto costarían unas nuevas elecciones. Todo para desvirtuar el proceso ciudadano que se viene dando. Desafortunadamente la democracia cuesta.

De hecho, si no se revoca a Peñalosa se generarán traumatismos peores para el futuro de Bogotá. En este momento estamos viendo los de su primera gestión cuando, teniendo los recursos, decidió darle la espalda al metro para darle entrada al modelo obsoleto de Transmilenio en el cual tiene intereses personales muy fuertes (Ver: Peñalosa y su trancón de intereses). Si Peñalosa lo hubiera hecho, ya tendríamos una línea o hasta dos. Pero no. Tenemos Transmilenio.penalosa-tweet-metro-elevado

Pese a que sus acciones van encaminadas a “embolatar” nuevamente el metro, el Alcalde dice que sí lo hará (Ver), pero que lo hará elevado… ¿Un metro elevado para que alimente Transmilenio y deteriore la ciudad?

Aparte, nos muestra un lindo render de una estación-centro comercial blanca e impoluta, desconociendo la realidad (Ver). Con el tiempo las estaciones se verán como moles de concreto sucias y grafiteadas. Sin mencionar las sombras que generarán las líneas elevadas. Sombras que serán refugio para habitantes de calle, vendedores ambulantes, gente que raya paredes o simplemente se convertirán en el orinadero más grande Bogotá. Es decir, sí su preocupación también es la seguridad, el metro elevado no es la mejor opción.

Claro, faltan los argumentos técnicos en materia de movilidad, sísmica, etc. Más adelante dedicaré un escrito solo a eso. Pero con el argumento estético y urbanístico, es preferible que Peñalosa no toque esos recursos, para que el próximo Alcalde que elijan los bogotanos haga un metro subterráneo y bien hecho. Si toca esos recursos, con los cuales quiere de todas maneras hacer más Transmilenio, el daño será irreparable.

También es preferible sufrir un poco de traumatismo por la revocatoria si así se evita que Peñalosa pavimente las vías férreas para poner allí buses de Transmilenio (Ver). ¿Por qué no mejorarlas para hacer trenes de cercanías que son más rápidos, no contaminan y mueven más gente en condiciones de dignidad? Quizá Volvo no está en ese negocio.

Otro ejemplo, de los muchos que hay, es el de la Reserva Thomas Van Der Hammen… ¿Acaso no traerá traumatismos su urbanización? Dejando de lado toda la parte ambiental de las reservas de agua subterránea, la fauna y la flora, sobre los que hay años de estudios (Ver) y que Peñalosa dice que son potreros, ¿Se imaginan cómo empeorará la movilidad de Bogotá si 500 mil ó 1 millón de personas nuevas llegan a vivir al Norte de Bogotá?

¡Y hay más cosas!

“Revancha petrista”

Este argumento “revanchista” se tumba fácilmente, pues no deja de ser cómico que le  atribuyan a Petro, un ex Alcalde que terminó su mandato con apenas el 32% de aprobación (Ver Encuesta de Percepción Ciudadana 2016 Bogotá Cómo Vamos), y al que hasta hace poco le daban palo por no convocar en sus reuniones en Bogotá, el poder de promover una revocatoria (Ver):

¿Será que el 78% de la ciudad es petrista? No sean ingenuos. Si así lo fuera, Peñalosa no habría ganado nunca. Además, les recuerdo que el ex Alcalde en septiembre de 2016 se bajó de la Revocatoria cuando ni siquiera se había subido. (Ver: Petro desaconseja planes de revocatoria).

Como ciudadano, él está en su derecho de apoyar o no apoyar el proceso. Nosotros como ciudadanos decidimos apoyar. Y es lógico que dentro de todas las personas de Bogotá que quieren la revocatoria, haya gente de todos los sectores políticos. De hecho resaltamos la presencia de los peñalosistas arrepentidos que diariamente nos manifiestan su apoyo y resaltamos que el principal promotor de la Revocatoria, irónicamente, se llama Enrique Peñalosa.

12 años de izquierda

Otro argumento emocional y distractor, y a la vez tonto, que dan los defensores del Alcalde es que los que promovemos la revocatoria somos un “montón de ardidos mamertos porque Peñalosa recuperó la ciudad después de 12 años de pésimos gobiernos de izquierda”.

De hecho algunos nos llaman hasta “ñeros sarrapastrosos” y dicen que estamos molestos porque ya no tenemos donde ir a drogarnos en El Bronx (ver: Movimientos detrás de la revocatoria, seguramente son drogadictos). Personalmente me da risa, pero es triste porque revela un carácter clasista y antidemocrático en los defensores del Alcalde. Pero no voy a generalizar, de hecho tengo varios amigos y amigas peñalosistas a los que valoro mucho, que incluso son cercanos al Alcalde y hacen parte de su gobierno, pero son respetuosos. Y aprovecho estas líneas para resaltar que nuestras diferencias políticas nunca se han vuelto personales. Y así debería ser siempre.

favorabilidad-del-alcalde-de-bogota-2001-2016

Pero volviendo al tema… En esos 12 años hubo gobiernos muy diferentes. El primero de esos alcaldes fue Lucho Garzón. No voy a evaluar su gestión en estas líneas. (Ver imagen arriba), pero si fue tan malo para la ciudad ¿por qué Peñalosa se juntó con él después para hacer política? (Ver: Lucho Garzón, Antanas Mockus y Enrique Peñalosa buscan ser nueva fuerza política). Frente al segundo, Samuel Moreno, compartimos el consenso general de que fue un pésimo Alcalde. De hecho tiene una imagen negativa tan alta, que le gana por poco a Peñalosa.

Y el tercero de esos alcaldes, Petro, denunció al segundo por corrupto y ese fue su caballito de batalla para llegar a la Alcaldía… claro, también había sido candidato presidencial anteriormente y Bogotá fue su premio de consolación. Pero irónicamente para Peñalosa, “Petro sueña con un mejor país y es honesto”(Ver). ¿Al fin qué? Si me argumentan que Peñalosa dijo eso de Petro porque es un oportunista, les creo.

¿Entonces cómo pueden meter a esos tres gobiernos en el mismo saco? Sencillo: se busca el argumento emocional que funciona como una cortina de humo: “¡los otros fueron pésimos Alcaldes!”, dicen. ¿Acaso eso es excusa para que Peñalosa también sea un pésimo Alcalde? No creo.

Petro tampoco tiene doctorado

¿Acaso eso excusa a Peñalosa por haberle mentido a los bogotanos y al país? Las culpas del uno, no salvan al otro. No sean descarados.

La gestión de Peñalosa se debería defender por sí misma. Sin estar culpando de todo a los gobiernos previos. Sin cuentas falsas en Twitter, sin publirreportajes. De hecho, si se van a culpar a esos “12 años”, debería ampliarse la culpa a los 15 años anteriores. Cuando fue Alcalde por primera vez. (Ver: Peñalosa, al borde del hueco).

Para concluir cito a los peñalosistas arrepentidos con los que he hablado durante 2016, que me decían que se comieron el cuento de la prensa de que para quitarle Bogotá a la izquierda había que votar por Peñalosa. Tarde se dieron cuenta que había otros candidatos. Tarde se dieron cuenta que asuntos como el metro de Bogotá o la protección de una Reserva, entre otras cosas, no son asunto de izquierda o de derecha, sino de sentido común.

¡Vamos por la Revocatoria!

Santiago Peña Aranza

Twitter: @SantiagoPeye
Facebook: Santiago Peña Aranza

Anuncios

16 comentarios en “Los peores argumentos para defender a Peñalosa

  1. Compa, se comió un signo de interrogación casi al final:
    ¿Acaso eso excusa a Peñalosa por haberle mentido a los bogotanos y al país.

    Gran artículo, gracias por la lectura.

    Me gusta

  2. Me gustó la argumentación, pero no la comparto en su totalidad, lo q ha hecho peñalosa no es para calificarlo con 10, pero comparado con petro, se lo lleva de lejos! …fue el menos puro de los candidatos, fu el premio de consolación a los ciudadanos q llevamos del bulto con los burgomaestres y su séquito de seguidores

    Me gusta

  3. Estoy de acuerdo con la revocatoria y presto a poner mi firma para ello. Peñaloza fuera de ser empleado de Volvo mide su gestion en ladrillos. Para el las mejoras sociales para los desfavorecidos son un gasto inútil, que debe ver como veia a las personas, el concejal paisa: hecharle perfume a un… Mientras tanto ruego que la demanda que tiene Peñaloza por cuenta del Dr. Navas ande con buen paso.

    Me gusta

  4. muy buen articulo,, para mi la idea hay que sacar a peñaloza antes de que gracias a sus coimas puedan sacar los permisos para acabarse de tirar la ciudad con su metro elevado y construccion de van hamer y quien sabe que mas proyectos erroneos tendra este señor ,,, y no se si puedas hacer un articulo del porque fracasaron las revocatorias de alcaldes anteriores de lo cual se jactan los peñaloseros ,, gracias

    Me gusta

  5. Pingback: ¿Sale caro revocar a Peñalosa? | Santiago Peña Aranza

  6. Pingback: La “Kikecatoria” | Santiago Peña Aranza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s